Inicio » Noticias Médicas » Artículos de Interés » MEDICINA FORENSE Y OBESIDAD

MEDICINA FORENSE Y OBESIDAD

MEDICINA FORENSE Y OBESIDAD

Rosalina Hernández Uruñuela

Rosalina Hernández Uruñuela

La Medicina Legal o Medicina Forense se define como  el conjunto de conocimientos médicos y biológicos necesarios para la resolución de los problemas que plantea el Derecho, tanto en la aplicación práctica de las leyes como en su perfeccionamiento y evolución.

La OMS define el sobrepeso y la obesidad como una acumulación excesiva de grasa que supone un riesgo para la salud.

Dentro de la Medicina Forense la obesidad estaría implicada en multitud de campos de actuación como es el de la Valoración del daño corporal (agravación de las lesiones, producción de secuelas, comorbilidad), en el campo de la Patología Forense (desarrollo de enfermedades como diabetes, enfermedades cardiovasculares e hipertensión arterial, Enfermedades respiratorias, implicadas en el mecanismo del fallecimiento), Psiquiatría forense (obesidad implicada en procesos de ansiedad, procesos depresivos).

Nos centraremos en el campo de la Traumatología Forense para ver  cómo a grandes rasgos la obesidad se relaciona con las lesiones osteomusculares.

El sobrepeso y la obesidad incrementan el riesgo de padecer lesiones osteomusculares que principalmente va a afectar al llamado tren inferior, es decir, veremos las mismas a nivel de columna, piernas, caderas, rodillas y tobillos principalmente. Además de la obesidad o el sobrepeso, también hay que tener otros factores en cuenta como es la edad, ya que a partir de los 60 años la calidad ósea se ve comprometida. A parte de este aumento del peso extra que soportan las articulaciones, el sobrepeso y la obesidad pueden ser las responsables de alteraciones de los niveles hormonales que acelera el desgaste del cartílago, lo que aumentaría un aumento de patología degenerativa articular.

Junto con todo ello, además el paciente obeso puede verse involucrado en un círculo vicioso, ya que ese aumento de peso le hace llevar una vida más sedentaria, por lo que al reducir su actividad física, puede conllevar a más aumento de peso y más lesiones o agravación de las mismas, que también le limiten dicha actividad física.

Dentro de las patologías que se ve agravada por la obesidad, tendremos dos grandes grupos de afectación, por una parte las patologías que afectan a las articulaciones (osteoartrosis)  y por otra parte las lesiones asentadas en las estructuras blandas que rodean a las mismas, es decir a músculos, ligamentos y tendones.

La existencia de patologías previas o asociadas a la obesidad produce una alteración de la estructura de las articulaciones y ello conllevaría a una destrucción acelerada del cartílago articular con un agravamiento de la artrosis lo que daría lugar a una limitación funcional.

La osteoartrosis a nivel de las articulaciones  en los pacientes obesos son frecuentes  ya que se altera la biomecánica natural y además dichas articulaciones tienen que soportar un peso extra que provoca grandes tensiones por encima de la resistencia normal de los tejidos, provocando una artrosis precoz. Por otro lado, las partes blandas que rodean dichas articulaciones como la rodilla, tobillo, sus ligamentos, tendones y músculos, no son capaces de compensar esta sobrecarga y se pueden alterar y deteriorar antes de tiempo. Toda lesión articular conlleva una alteración de la biomecánica de la misma y puede dar lugar al desarrollo de un desgaste precoz, a una artrosis postraumática.

 

Las principales localizaciones de las patologías en pacientes obesos las encontramos a nivel de columna lumbosacra, cadera, rodilla y tobillo. La localización más frecuente se encontraría a nivel de la rodilla.

A nivel de columna lumbosacra, provocando luxación articular y espondiloartrosis, lumbalgias de esfuerzo repetidas, osteoartrosis. También presentan hiperlordosis lumbar lo que puede favorecer la aparición de sinovitis agudas, artrosis facetaria, degeneración de disco vertebral y espondilolistesis articular. Si existe una patología subyacente de la columna, la obesidad va a acelerar en todo caso y a agravar la espondilolistesis articular, la cual consistiría en un desplazamiento de una vértebra sobre otra, pudiendo provocar dolor a nivel de extremidades inferiores o glúteos, alteración de la marcha con inestabilidad, trastornos sensitivos o incontinencia.

A nivel de cadera, la existencia de obesidad hace que la sobrecarga  sobre la misma sea constante por lo que la afectación de los tejidos articulares estaría favorecida para la aparición de coxoartrosis, la cual una vez que se inicia tiene una rápida evolución (el paciente puede sentir dolor, claudicación de la marcha-cojera).

La existencia de una patología previa a nivel de cadera hará que la obesidad favorezca su evolución hacia la osteoartrosis.

A nivel de la rodilla, las lesiones son las más frecuentes en el paciente obeso. Gonartrosis (con aparición de dolor en la marcha, derrame sinovial mecánico, inestabilidad, pseudobloqueos, (manifestado por dolor anterior al subir o bajar escaleras), tendinitis (principalmente con dolor), esguinces (dolor, derrame articular, inestabilidad, atrapamiento), lesiones ligamentosas (inestabilidad, laxitud) y meniscales (dolor en las interlíneas interna y externa, bloqueo en extensión).

A nivel de tobillo la aparición de osteoartrosis en el paciente obeso es poco frecuente ya que la transmisión de cargas no es elevada y se corresponde el peso transimitido con el peso del sujeto cuando nos encontramos en apoyo monopodálico, pero lo que sí que sucede es que el apoyo del pie se vea alterado por lo que se genera el pie doloroso del obeso. Además si existía patología previa en el mismo, como una lesión a nivel de la articulación como consecuencia de un traumatismo, la obesidad sería un factor agravante de la misma, bien aumentando el tiempo de curación, o la curación de la lesión sin secuelas.

Por todo ello a la hora de tratar la osteoartrosis en el paciente obeso la primera medida sería dirigida a disminuir el peso del paciente aproximándolo lo más posible a su peso ideal, para lo cual es conveniente un tratamiento multidisciplinar dirigido por el endocrino. En casos de osteoartrosis leves esta disminución de peso por sí misma podría corregir el problema y así podríamos evitar que dicha degeneración articular evolucione a un grado más severo.

Bibliografía

1.-Manual de apoyo al Médico Forense y Valorador en el nuevo baremo de tráfico 2016.

2.- Dr. Joan Carol i Joval. Valoración del daño corporal.

3- Luis Baón Ramírez. Tiempos de curación en traumatología-

4.- J.A. Gisbert Calabuig. Medicina legal y toxicología.

5.- Frank H. Netter. Atlas de anatomía humana.

6.- Friedrich Paulsen & Jens Waschke. Sobotta. Atlas de anatomía humana.

AUTORA:

ROSALINA HERNÁNDEZ URUÑUELA

MEDICO FORENSE TITULAR EN EL INSTITUTO DE MEDICINA LEGAL DE MADRID AREA PENAL

LICENCIADA EN MEDICINA Y CIRUGÍA POR LA UNIVERSIDAD DE ZARAGOZA

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *